sábado, 8 de diciembre de 2012

Vampire Diaries y los vampiros modernos.

“Durante más de un siglo, viví oculto, entre las sombras, solo en el mundo, hasta ahora. Soy un vampiro. Y esta es mi historia”. Así comienza una de las series revelación, bueno revelación para mí, para que nos vamos a engañar, que yo tampoco soy ninguna crítica ni quiero, que para gustos los colores, como decía mi madre, y que nadie me cuestione las palabras de una madre.

Como iba diciendo, y por si no os habéis dado cuenta, la serie trata de vampiros. Pero no vampiros normales, o todo lo normal que puede ser un vampiro claro, me pregunto donde quedaron los vampiros Bram Stocker, como a mi gusta llamarlos, los vampiros que harían cualquier cosa por una gota de sangre y que no conocen de sentimientos, que se mueven por instinto y esa es su única meta, que viven pensando en su próxima víctima y que cuando clavan colmillo, ahí si que no hay vuelta atrás.
 Pues no amigos, los vampiros de Vampire Diaries, tienen ¡humanidad! Y por si fuera poco, a veces anteponen esta a sus deseos y anhelos de sangre, porque aunque estén deseando convertir a su amada (humana como no, sino menudo chasco, si fuese vampira a ver que vuelta de tuerca le darían al guión), son capaces de resistirlo y rendirse a su amor. Son capaces de meterles un buen filete a su novia y de besuquearles la yugular, que no os preocupéis que no la van a morder. Pobre chica, vivir pensando que en uno de esos momentos, su novio puede hacerla pedazos. No sé a vosotros, pero a mí se me quitan todas las ganas de tener por novio a un vampiro, y ya puede ser tan guapo como los protagonistas de las serie, que yo cuando digo que no es que no.
 Porque no os he hablado todavía de las joyas de la corona, como buena serie adolescente que es, no podía contar sino con la participación de Paul Wesley e Ian Sommerhalder, así, por si no os estaban entrando ganas de ver la serie.
Quizás al primero que he mencionado lo conozcáis menos, pero a Ian lo tenéis que conocer por haber aparecido en otras series como Lost o Young Americans y películas como Changing Hearts o The Sensation of Sight, entre otras.
 Ambos actores interpretan a Stefan y Damon Salvatore, respectivamente, y representan la antítesis entre el vampiro bueno, que daría todo por su novia, que se resiste para no convertirla, que aparece por las noches en su ventana, cual Romeo, y, en resumen, la persona más sosa que puedas encontrarte en el mundo, claramente. Por el contrario, y como a mi querido Ian siempre le dan papeles de “malote”, no podía ser menos en esta serie. Representa todas aquellas cosas de las que su hermano carece, el par de hermanitos son el agua y el aceite. Damon es el hermano travieso, el que pasa las noches en la barra del bar o en su maravillosa casa con chimenea (no es como el castillo de Transilvania, pero tampoco tiene nada que envidiarle), tomando una copa de bourbon, eso cuando no está pensando en la novia de su hermano, porque este vampiro está loca y perdidamente enamorado de Elena, papel que interpreta la actriz Nina Dobrev, y fíjate tú que casualmente ambos son pareja en la vida real.
Damon, al contrario que su hermano, es el personaje retorcido, frío y calculador, el que da mil vueltas si hace falta a un plan hasta que todos los cabos quedan perfectamente atados.
 Pues tras esta reflexión sobre los personajes principales de la serie, tengo que decir que lo demás es pura repetición vampírica: conversiones,  fiestas de graduación en las que siempre muere alguien, vampiros que resucitan porque no han sido matados con la estaca adecuada (no sabía yo que existía eso, que yo sepa la madera es madera de toda la vida, y no hay más), peleas entre brujas y vampiros, anillos con capacidad de devolver a la vida a una persona y un sinfín de particularidades muy amenizantes y adictivas, pero sin duda la más peculiar es que estos vampiros, tienen Iphone
 
Creo que poco más puedo decir sobre la serie porque de lo contrario me supondría haceros algún que otro spoiler y no estoy dispuesta, ya que estoy  segura que después de las cosas que he contado aquí, lo primero que haréis será abrir vuestro pequeño rincón pirata y poneros el primer capítulo de la serie, y después de ello, os engancharéis. Mi misión por hoy era convenceros de que deis una oportunidad a estos nuevos vampiros y espero haberlo logrado.
Por si no os he convencido os dejo con algunos de los premios que ha ganado, tanto la serie como los actores, así como con algunas nominaciones.
PREMIOS
2010 Teen Choice Awards:
    -Mejor villano: Ian Somerhalder
    -Mejor actriz en serie de Fantasía/Sci-Fi: Nina Dobrev
    -Mejor actor en serie de Fantasía/Sci-Fi: Paul Wesley
2010 People's Choice Awards:
    -Mejor drama nuevo de televisión
NOMINACIONES
2011 - Premios Saturn:
    Mejor serie de televisión
2012 People's Choice Awards:
    Mejor drama nuevo de televisión
    Mejor serie de Fantasía/Sci-Fi
    Mejor actor en serie de Fantasía/Sci-Fi: Ian Somerhalder
Y para acabar adjunto el link de un artículo del gran Arturo Pérez Reverte que me vino a la memoria al escribir esto,  en resumidas cuentas habla un poco sobre cómo influye en la sociedad esa nueva tendencia a convertir lo malo en bueno, inculcando a los niños valores como la posible inexistencia del mal y las repercusiones que puede tener esto. 
-Marta.

2 comentarios:

  1. yo sigo la serie todas las semanas con estados unidos, me he unido al moviemineto hace dos años y aunque conozca gente que lo haya dejado, yo sigo enganchada a la serie... algunos la comparan con Twilight, pero no le veo nada parecido (fuera de la retorica pura : los vampiros), mi opinion queda mia, pero esta pelicula es bavarois sin framboesas comparado con la serie... todo esto para decirle que si a tu tesis, que Vampire Diaries, merece estar seguido, y visto -y no solo por los mas que sensuales bailes de Ian- xoxo

    ResponderEliminar
  2. Hello, I love your blog very much, dear! :)
    Btw, wanna follow each other via GFC? Please tell me ;)

    sausanhanifah.blogspot.com

    ResponderEliminar